Reclusos aprovechan cárcel para formarse

Por Wanda Méndez

SANTO DOMINGO.-Los diplomas sobre la capacitación que reciben en las cárceles ha sido un aval para los reclusos cuando recobran su libertad, porque salen después de aprender un oficio que les permite insertarse sin mayores traumas en el ámbito laboral y social.

Pero además esas certificaciones les son útiles al momento de presentarse ante un juez a solicitar su libertad condicional cuando ya han cumplido la mitad de la condena.

Esa formación técnica en los centros penitenciarios los reos la reciben a través de diferentes instituciones que tienen acuerdos con la Procuraduría General de la República, a fin de que al obtener su libertad estén capacitados para trabajar dignamente.

Una de ellas es el Instituto de Formación Técnica (Infotep), que en el 2017 realizó 908 acciones formativas en 22 recintos penitenciarios del país, tanto del nuevo modelo como del sistema tradicional, en las que han participado 15,930 privados de libertad. Los reos suelen realizar varios cursos, cuya cantidad depende también del tiempo que duren en prisión.

En el 2017, los internos, como se les denomina, hicieron cursos de informática, plomería, electricidad, tapicería, cocina, emprendimiento, relaciones humanas, hortaliza y agropecuaria.

En las cárceles, Infotep también imparte cursos de panadería y repostería, belleza y peluquería, costura, tapicerìa, soldadura y herrería; manejo de conflictos, autoestima y crecimiento personal, entre otros.

Trabajar con privados de libertad ha sido una experiencia transformadora para Mercedes Rodríguez, quien lleva seis años como facilitadora en varios cursos en los centros de corrección y rehabilitación de Rafey Hombre y Rafey Mujeres, en Santiago, en Mao y La Isleta, en Moca.

Rodríguez, quien es licenciada en mercadeo, con certificación internacional como educadora experiencial, imparte cursos de emprendimiento, de ventas y sobre desarrollo de liderazgos.

Explica que en los cursos combinan la capacitación técnica con la formación humana y de superación personal, lo cual cree son necesarios porque hay muchos reos abandonados, y que se sienten muy solos.

Indica que en esos entrenamientos pueden ver cómo la familia impacta en la vida de los privados de libertad y a gente con muchas capacidades.

Dice que ellos desarrollan mucho talento en la artesanía y la pintura, lo cual considera es como una manera de los reos sacar de adentro su potencial.

Señala que entre los participantes en los talleres tienen mucho compañerismo, disciplina y respeto hacia los facilitadores.

PROGRAMA FORMATIVO: El director del Infotep, Rafael Ovalles, precisó que uno de los trabajos menos visibles, pero más importante y trascendente, es el que realizan en las cárceles públicas.

Expuso que a través de un acuerdo con la Procuraduría, ratificado a finales de 2014, tienen la potestad de formar a privados de libertad, ampliando el espectro de acciones educativas hacia nuevos oficios que conforme a las necesidades del sector productivo nacional, tienen más campo abierto en el mercado laboral.

“La idea es que cuando esa persona recupere su libertad pueda tener competencias certificadas de un oficio que de inmediato le permita lograr un trabajo digno y decente en el mercado laboral”, afirmó. Dijo que impulsan el emprendedurismo porque los presos pueden convertirse en microempresarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s