La ciudad de New York, un hospital psiquiátrico en las calles

アメリカで、新型コロナ蔓延により数百人がホームレス化か - Pars Today

Por Luis Ramón López

NEW YORK.-La secuela de enfermos y muertes dejado por la pandemia del coronavirus Covid´19, que sorprendió a la humanidad por su impacto en la psiquis humana, la economía y la convivencia, los efectos patentes secundarios han deteriorado el estado emocional y patológicos de un gran segmento de la población universal.

La realidad patente de esta secueta, se encuentra en la ciudad de New York, en sus calles, avenidas, el sistema de tren y parques, donde encontramos personas viviendo el día a día en condiciones de tragedia, despistado del mundo real, como si el mundo fuera a desaparecer.

New York, la ciudad capital del mundo financiero y de las oportunidades, el golpe de la pandemia sacó a flote la debilidad del sistema de amparo y cuidado de la persona, que antes exhibió, al dejar sin socorro y atenciones a enfermos, que vieron morir enfermos en el trabajo, en el hogar y en las calles.-

Esa cruda realidad se replica en las calles, esquinas, parques y salones de espera público, donde gente no tienen donde dormir, comer, vestir, sucio y harapiento con días incontables sin bañarse, durmiendo en un vagón del tren subterráneo en un sueño incomprensible y demencial.

Los centros de recibimientos de amparos, psiquiátricos, salud y otros de ayuda social a la población tanto desamparadas como con necesidades, con la pandemia fueron dejados al albedrío de su propia suerte.

Hoy la ciudad de los rascacielos, la Gran Manzana, es un hospital psiquiátrico en sus calles, de gentes enfermas, viviendo en circunstancias peores que el «boom» del mundo de las drogas de los años 80 y 90.

New York, se está derritiendo, ha perdido su fortaleza y la virtud que le dio el gran nombre, la pérdida ha dejado a muchos triste, vació, melancólico e infeliz, que necesita en medio de la tormenta el sacudion redentor de la recuperación y la integración.

Los servicios en su generalidad son precarios, donde la gente siente todavía temor de ir al trabajo, de salir a las calles de hacer vida normal, le asecha el miedo y el temor, el desenfreno de muchos afectados por los hechos de la pandemia del Covid-19, su estado se ha vuelvo violento, están en las calles y en los trenes.





Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s