Juan Dionisio Sánchez (Chano), figura pintoresca de la mocanidad, se quita bigote después de 37 años

Por Luis Ramón López

65060784_2242366332506412_4006097742815297536_n.jpg

MOCA.-Los pueblos todos tienen sus personajes pintorescos, que dan colorido, vivencia y ese calor humano de su idiosincracia pueblerina que lo identifica. Moca, municipio cabecera de la provincia Espaillat, no escapa a ello, donde muchos tienen su historia desde tiempo de la colonia.

65940599_2242366372506408_5990834733393641472_n.jpg

Juan Dionisio Sánchez (Chano), próspero comerciante de miscelánias y chucherias, que por espacio de 37 años, lució los bigotes más llamativos y emblemáticos, de toda la región del Cibao, decidió quitarselo y dejar atrás su pasión y delirio, que conservó y cuidó por muchos años.

Sorprendentemente, el bigotú-Chano, una tarde calurosa con tijera y máquina en manos, un barbero de su confianza, pone fin a 37 años, desde 1982 hasta el mes de junio de 2019, al bigote que alelaba y enloquecia a las féminas.

Durante todo ese tiempo el popular personaje hizo de su figura y estilo, una representación peculiar típica, que simbólizó la expresión máxima de la mocanidad, que con orgullo exhibió en todos los escenarios.

El bigote representa poder y honor, de acuerdo a la tradición y cultura del mundo árabe, donde los bigotes están considerados como una muestra de sabiduria y madurez. Era además un signo de pertenecer a la burguesia, tradición que sigue en los países árabes.

La depilación del bozo de Juan Dionisio Sánhez, mejor conocido como Chano, llamó mucha la atención de la población y de amigos, que vieron siempre en la figura del comerciante, el personaje del bigote con el que creó un sello de identidad, distinción y de carcáter.

Al ver su rostro juvenil, lúcido sin el bitote estilo imperial que exhibió por espacio de 37 años, ese personaje de la mocanidad, se transforma en un antes y un después, que lo coloca en el contexto histórico de una marca distintiva.

Los bigotes actuales, siguen representando poder, masculinidad, seguridad y confianza de sus dueños en sí mismos, por lo cual son visto como símbolo de hombría y de la virilidad del varón.

El popular comerciante Juan Dionisio Sánchez, al verse sin su apasionante e imponente mostacho, que llevó por 37 años, siente nostalgias al no tener su bigote blanco, que identificó su personalidad con toque aristocrático.

Llevar el bigote por muchos años, como fue el caso de el comerciante mocano Chano, el bozo también  aunque usted no lo crea aumenta la edad y al parecer  eso lo llevó a la determinación de quitarse su seductor mostacho, sin perder su estatus, sensatez, buena moral y su contexto histórico que ostenta de la mocanidad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s